Sociales

Cascarini: “Forma, luz y color”

144views

La Bolsa de Comercio de Mendoza realizó durante abril un homenaje a la trayectoria del gran plástico argentino Roberto Cascarini. La muestra reúne obras de distintos periodos y temáticas del destacado pintor que nos dejó en junio de 1990 a la edad de 94 años.

La exposición presenta parte de su obra paisajística, de desnudos, de rostros y vendimiadoras, y constituye una de las muestras más importante y destacada de los últimos años en la provincia. Sus trazos firmes y expresivos, su limpio color nos regalan ese “algo más” que es su contenido estético que convierte a las obras de Cascarini en magistrales creaciones.

El maestro Cascarini nació en Bs.As. el 9 de octubre de 1895. Estudió en la Escuela de Arquitectura de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA. Inició su aprendizaje con el pintor italiano Francisco Pablo Parisi  e ingresó posteriormente a la Academia Nacional de Bellas Artes bajo la dirección de Pío Collivadino, donde se recibió de Profesor de Bellas Artes. Fue condiscípulo de Lino Eneas Spilinbergo, Luis Tessandori, entre otros maestros del arte.

Gran parte de su vida transcurrió en Mendoza, donde realizó su vasta obra. Continuó pintando hasta principio de 1990 y falleció en la provincia en junio de ese año a la edad de 94 años. Trabajó principalmente el óleo, aunque buena parte de su obra la realizó en acuarelas, pastel, carbonilla y técnicas mixtas. Sus pasiones fueron retratar la naturaleza y paisajes, desnudos, rostros y la figura en general.

Realizó numerosas exposiciones individuales y participó en unas 200 exposiciones colectivas nacionales, provinciales y en el exterior. En ese proceso, recibió importantes distinciones. Sus obras hoy se encuentran expuestas entre distintos organismos públicos nacionales e internacionales y en importantes residencias particulares del país, de Europa y del continente americano. Hay trabajos de Cascarini registrados en Australia.

“Toda su obra es una afirmación de excelencia técnica, pero al servicio de un sentimiento profundo y hasta poético de las formas. En él, la armonía de la forma y contenido, es manifestación de su voluntad de expresión artística…. Cualquiera sea la época o el motivo de su obra, revela el dominio de la forma, la composición y el equilibrio”. Así describió Blanca Romera de Zumel al maestro Cascarini.