Voces

Cómo la nueva geopolítica del mundo condiciona lo comercial

Desde la relación política entre los mandatarios de Argentina y Brasil, Alberto Fernández y Jail Bolsonaro, pasando por el giro de 180° que tuvo la política exterior del país cuando su Canciller, Felipe Solá, ahora propone insistir con el acuerdo Mercosur-Unión Europea, hasta como los procesos geopolíticos de un mundo que conmovidos por la crisis sanitaria del COVID-19, empiezan a condicionar lo comercial entre algunas naciones, fue la charla que Revista La Bolsa mantuvo con el analista internacional el Dr. Jorge Castro. (Escuchá la nota completa aquí)

Dr. Jorge Castro – Analista Internacional

La «factura» que le pasó China a Australia

Observemos lo que ocurre entre China y Australia. La actual tensión entre ambos países, que se inició en el mes de abril, cuando Australia apoyó el pedido de EE.UU. para que la Organización Mundial de la Salud (OMS) investigara a China y su responsabilidad por el origen del Covid-19, hizo que los gobernantes chinos ordenaron inmediatamente a sus comerciantes que dejen de importar, desde Australia, productos como cebada, azúcar, vino entre otros.

Según los especialistas, “Australia necesita a China más que al revés”. En 2018, Australia exportó a China US$ 100.000 millones e importó bienes y servicios por US$ 70.000 millones. Además, Pekín es el principal consumidor de la cebada australiana. En 2019, por ejemplo, importaron 2,5 millones de toneladas. Esta disputa le brinda nuevas oportunidades a Argentina, que desde hacía tres años casi no exportaba cebada al país asiático. Gracias a los aranceles impuestos a la cebada australiana de 80,5%, Argentina le venderá a China 250.000 toneladas de ese cereal durante 2020. Además, se espera exportarles la cifra récord de 380.000 toneladas durante 2021.

Según datos del Indec, la cebada representó el 1,6% del total de las exportaciones del país durante 2019. En valores reales alcanzaron los US$ 1.029 millones. Por eso, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro Exportador de Cereales, ya analizan los pasos a seguir, conjuntamente con el Gobierno, para preparar al país ante el potencial aumento de la demanda.

Otro rubro que puede verse beneficiado por el actual conflicto es el vitivinícola. Pekín inició investigaciones por dumping sobre este tipo de productos australianos, lo cual puede ser una oportunidad para los productores argentinos. Según el Observatorio Vitivinícola Argentino, desde 2009, el volumen de las exportaciones de vino a China aumentó 239%, lo cual demuestra su gran importancia en la región. Otro rubro clave es el de la carne vacuna. China ya prohibió la importación de cuatro frigoríficos australianos y podría canalizar su demanda hacia Argentina.