Editorial

Confianza

68views

Más allá de los números duros de la economía y las finanzas, generar y comunicar “confianza” en los distintos sectores de la sociedad es la clave para comenzar a acomodar los destinos de una economía desequilibrada. En éste contexto difícil por la que atraviesa el país, es necesario y urgente focalizarnos en la “inversión a mediano y largo plazo” para generar rápidamente trabajo y por ende crecimiento. Insistimos desde éste espacio en herramientas que aporten y permitan conectar el ahorro con la inversión productiva del país Eso sí, en la búsqueda de ese “equilibrio” es prioritario bajar rápidamente los niveles de tasas de interés referencial que asfixian cualquier intento empresario por crecer. Aquí, el rol del Estado es protagónico, gestionando actos de gobierno que generen confianza en cada actor económico del país, pero fundamentalmente, de la provincia.

Esto es una prueba para colocar un entrecomillado

Para generar crecimiento económico y como consecuencia de ello, más oportunidades de empleos genuinos, hacen falta instrumentos y herramientas que despierten rápidamente la confianza de los inversores sabiendo que sin previsibilidad no va haber inversión. En un país que pretende tener un esquema económico basado en la inversión, con un Presidente que apunta a la “pobreza cero” y a la generación de empleos genuinos, sin dudas, el mercado de capitales es una herramienta que puede aportar claridad. Permite a las empresas acceder a financiamiento para cumplir con aquellos objetivos. A diferencia de la banca tradicional, en el mercado de capitales un inversor puede elegir a quién apoyar. Puede relacionarse con un empresario, puede unir, incuir y esto realmente nos moviliza porque desarrolla a la provincia y a la región. En el convencimiento que el mercado de capitales es un vehículo que acelera el desarrollo y la inclusión, es prioridad facilitar por todos los medios el acceso a esos mercados. Cuando el ahorrista invierte en activos de empresas de otros argentinos y estos a su vez corresponden generando puestos genuinos de trabajo, se logra completar un círculo virtuoso.