Análisis

Coparticipación Federal 2019: Cayó en todas las provincias menos en Bs.As.

119views

Un reciente análisis del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, nos explica que de acuerdo a los datos del mes de junio de 2019, el monto recibido por las jurisdicciones en concepto de Coparticipación y Leyes Especiales alcanzó los $158.674 millones, presentando un crecimiento del 46,6% respecto al envío de fondos durante el mismo mes del año anterior. Si se tiene en cuenta el efecto de la inflación estimada sobre los fondos enviados a las provincias, la coparticipación durante el mes habría registrado una caída de 5,8% en términos reales.

En junio de 2019 la compensación enviada a las provincias fue de $5.329,4 millones. Un aspecto no menor a tener en cuenta en el corriente año, es que la provincia de Buenos Aires comenzó a recibir envíos automáticos por compensación, de acuerdo a lo establecido en el inciso II.e del Consenso Fiscal. En junio la misma alcanzó los $3.232,7 millones, lo que equivale al 61% de la compensación del consolidado de provincias. De hecho, sin la compensación a Buenos Aires, la coparticipación del conjunto de provincias habría registrado una caída real de 7,8%. Analizando los valores acumulados al mes de junio de 2019, en el Gráfico 2 se aprecia que el consolidado provincial recibió $760.353 millones en concepto de coparticipación y leyes especiales. Dentro de estos envíos se encuentra la compensación fruto del consenso fiscal, que se ubicó en $33.539 millones.

Primer semestre

Resulta útil analizar el comportamiento de los envíos de coparticipación a provincias acumulados al mes de junio de 2019. El mismo es recogido en el Gráfico 5, y puede apreciarse que Buenos Aires encabeza el ranking de provincias con mayor crecimiento interanual (68,8%), seguida por un grupo de provincias que vieron crecer estos recursos por entre el 47,1% y el 51,8%, mientras que otro grupo de jurisdicciones vieron tasas inferiores al 44%. Como ya se mencionó en informes anteriores, existen distintos factores que explican el crecimiento divergente de la coparticipación (recaudación, devolución de pre coparticipación, etc.), dividiendo las jurisdicciones en distintos grupos. Por un lado, las provincias de Córdoba, Santa Fe y San Luis, cuyo crecimiento dependió básicamente de la evolución de la recaudación de impuestos coparticipables, puesto que al haber recibido la devolución completa de la precoparticipación desde 2016, dicho componente no impacta en los comportamientos interanuales. Por otro lado, un grupo de jurisdicciones que, además de crecer por causa de los impuestos compartibles como las tres anteriores, se vieron beneficiadas en la comparación interanual por la devolución de tres puntos extras de precoparticipación respecto al año pasado, en el marco de la devolución gradual del 15% de la precoparticipación que finaliza en 2020.

«Finalmente, la provincia de Buenos Aires es la que registra el mayor incremento acumulado dado que, además de los dos factores mencionados anteriormente, suma la compensación que comenzó a recibir en enero del corriente año».

Cuando se tienen en cuenta los efectos de la inflación sobre los envíos a provincias se observa que en el primer semestre del año Buenos Aires registró un incremento de 9,5% real. En el otro extremo, la coparticipación de Córdoba, Santa Fe y San Luis mermó alrededor de 7% interanual en términos reales. El resto de las jurisdicciones mostraron una caída entre el 1,6% y 4,6% real.

En el siguiente gráfico se muestra la evolución real de la coparticipación acumulada en los primeros seis meses del año, donde es posible apreciar cómo una situación de cierta homogeneidad trastocó en una brecha de crecimiento que se generó a partir de enero de 2018, fecha en que entró en vigencia el Consenso Fiscal. Durante el primer trimestre de 2019 la brecha de crecimiento continuó en todos los grupos, debido a los factores mencionados anteriormente (compensación a la provincia de Buenos Aires y cambio de coeficiente en CABA). Cuando se tiene en cuenta el acumulado al mes de junio, puede apreciarse que la brecha entre CABA y el resto de provincias (excepto Buenos Aires) prácticamente se cerró al concluir los primeros meses del año. De ahora en adelante es probable que CABA evolucione del mismo modo que el resto de las provincias (excepto Buenos Aires), en cuyo caso el consenso habrá producido un efecto de nivel como el apreciado en 2018 que benefició a la jurisdicción a partir de dicho año y no será “corregido” en este.

La coparticipación en perspectiva

A continuación se analiza la evolución real de los envíos a las provincias en el período 2011-2019 por semestre (Gráfico 8). Los datos muestran claramente que todos los grupos de provincias considerados evidenciaron una mejora respecto a 2011.

CABA fue la más beneficiada en esta comparación, con un incremento de 242% respecto a los envíos automáticos que recibía en 2011. Cabe recordar que la mayor parte del incremento en la coparticipación hacia esta jurisdicción se dio en el año 2016, de la mano del Decreto 194/2016 que incrementó su coeficiente de distribución en la coparticipación (de 1,40% a 3,75%, que se detrae de la participación de Nación) con el fin de solventar el traspaso de la Policía Federal al ámbito metropolitano. Asimismo, en 2018 registró otro salto de nivel en la coparticipación debido a que la jurisdicción resultó beneficiada por los cambios establecidos en el Consenso Fiscal, especialmente en lo que hace a la desaparición de los fondos específicos asociados a Ganancias (fondo del Conurbano y de NBI) en cuyo producido CABA no participaba, por lo que el efecto neto fue un aumento de su coparticipación, que sólo fue compensado parcialmente a través de la reducción de su coeficiente de 3,75% a 3,50%.

Luego, la provincia de Buenos Aires recibió en el primer semestre de 2019 envíos que a valores reales superan en un 41% los que obtenía al mismo período de 2011. La razón del mayor envío de fondos a la provincia se encuentra en el Consenso Fiscal de 2017. Este último dispuso cambios en la distribución de impuestos, notablemente en lo que se refiere al impuesto a las ganancias y el desarme de los fondos ya mencionados en los cuales la provincia no participaba o lo hacía de manera ínfima. Para el resto de las provincias, no obstante la variación negativa mostrada en la primera mitad de este año mostrada en las secciones precedentes, también es cierto que se recibió en el primer semestre de 2019 una coparticipación 16% más alta en términos reales que la del primer semestre de 2011. La devolución gradual de la precoparticipación del 15% de la masa coparticipable, que será total el próximo año, jugó en este caso un rol clave para que en un contexto recesivo que erosionó la recaudación de impuestos clave para la conformación de esa masa a compartir entre nación y provincias, estas últimas puedan recibir una masa de fondos superior a la de años recientes.

Fuente: Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) Autores: Nadin Argañaraz, Ariel Barraud y Florencia Maldonado