Análisis

Costos económicos de la pandemia a escala global

Poco a poco se van conociendo los costos económicos a escala global de la pandemia y su secuela inmediata, la cuarentena. En los Estados Unidos, según la información del Bureau of Labor Statistics, el sector más golpeado -como era de esperar- fue el del turismo, ocio y hospitalidad,
con una tasa de desempleo del 39%, equivalente a 4,86 millones de desocupados.

En segundo lugar quedó el comercio mayorista y minorista, con un 17% de desocupación, equivalente a 3,22 millones. La educación y los servicios de salud ocuparon el tercer lugar, con un 11% de desempleo, es decir 2,55 millones. El total de desocupados en Estados Unidos trepaba en abril a 22,5 millones, con una tasa del 14,7%, nivel nunca visto desde 1948. La producción manufacturera estadounidense experimentó una caída en abril del 13,7% respecto de marzo y del 15% con relación a igual mes del año anterior. La producción automotriz registró un retroceso en el mes superior al 70%.

«El Fondo Monetario Internacional prevé una caída del 3% en la economía mundial este año, lo cual constituiría la mayor recesión desde la Gran Depresión de la década de 1930. Por primera vez desde entonces, las economías avanzadas y las menos desarrolladas estarían simultáneamente en recesión. El ingreso per cápita caería en más de 170 países. Todo ello configura un panorama global mucho peor que el vivido durante la Gran Recesión de 2007/2009.»

La OIT ha pronosticado una pérdida de unos 305 millones de puestos de trabajo en el mundo a raíz de la pandemia. De ellos, hasta el mes pasado ya se llevaban efectivamente perdidos unos 135 millones.
Un informe de The Economist Intelligence Unit, alerta sobre el riesgo de crisis de la deuda soberana en los países de menor desarrollo relativo fuertemente endeudados, cuya situación ha empeorado con la pandemia. También señala en el horizonte de riesgo a países del sur de Europa, incluidos España e Italia, que pondrán a prueba la capacidad del Banco Central Europeo para evitarlas.
En tal sentido, la Comisión Europea dio a conocer un plan de recuperación económica de 750.000 millones de euros, cuyo objetivo es contrarrestar la recesión en la que está sumida actualmente Europa. Las mayores subvenciones corresponden a Italia y España, con unos 150.000 millones de euros entre ambas. Mientras los cierres de empresas en el mundo permiten avizorar una ola de
quiebras y créditos bancarios en mora, las reformas del sistema financiero implementadas a partir de 2008 atravesarían su primera prueba. Deberá demostrarse si son eficaces para asegurar la resiliencia, que era su objetivo. La Directora Gerente del FMI ya advirtió sobre una posible ola de bancarrotas, incluyendo las de entidades financieras.

En el extremo opuesto, una encuesta de Linkedin encontraba que las actividades mejor adaptadas para seguir funcionando merced al trabajo remoto eran las del software y tecnología de la información, finanzas y medios y comunicaciones. En este sentido, se destaca el anuncio de Twitter a su personal en el sentido que autorizará a trabajar de manera remota a todos los que así lo deseen una vez superada la pandemia.

Fuente: Centro de Estudios de la Nueva Economía – Universidad de Belgrano (CENE)