Análisis

En 2020 Argentina y Nueva Zelanda los países que más aumentaron sus exportaciones de vino

Según un informe presentado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), el comercio mundial de vino cerró un complicado 2020 con una fuerte pérdida del 6,6% en términos de valor, hasta situarse en los €29.736 millones, peor dato de los últimos 4 años y primera vez que cae desde la ligerísima pérdida registrada en 2014. El descenso rondó los €2.100 millones, muy similar al registrado en la anterior crisis mundial de hace 11 años. Sin embargo, el volumen exportado se mantuvo prácticamente estable, con 10.239 millones de litros (-0,2%), con un precio medio que ha bajado un 6,4% hasta los 2,88 €/litro, tras dos años rozando los 3,10 €.

Respecto a 2019, el comercio mundial de vino ha perdido casi €2.100 millones, pero apenas 16,8 millones de litros. Las distintas trabas comerciales a las que se ha enfrentado el sector, como la pandemia el Brexit, los “Aranceles Trump”; la nueva Ley del Vino de Rusia o la caída del consumo de vino en China, parecen haberle afectado mucho más en términos de valor que de volumen.

«Los 11 principales proveedores (Italia, España, Francia, Chile, Australia, Estados Unidos, Sudáfrica, Alemania, Argentina, Portugal y Nueva Zelanda) representaron algo más del 88% de las exportaciones mundiales de vino en 2020»

Como suele ocurrir en épocas de crisis, son las ventas de los productos con mayor valor añadido los que peor se han comportado. Envasados y espumosos perdieron en torno a €1.250 y 1.000 millones respectivamente el pasado año, con fuerte descenso también en volumen pese a haber bajado de precio. En cambio, vinos a granel y en bag-in-box, productos de menor precio, cerraron el año con crecimientos tanto en volumen como en valor, en el caso del granel como único que no bajó de precio. La fuerte pérdida del comercio mundial de vino se dio sobre todo en el primer semestre del año, más concretamente en abril y mayo, los peores meses de la pandemia. La debacle se ha frenado gracias a una mejor evolución en la segunda mitad de año.

Francia, proveedor con gran valor añadido, ha perdido en solo un año un 10,8% de su facturación por exportación de vino, equivalente a casi €1.060 millones menos, aunque repite como el país que más factura de forma destacada, pese a seguir lejos de Italia y España en volumen. Alemania, ha sido el proveedor que más ha reducido sus exportaciones en 2020 entre los 11 principales, siendo un país, al igual que Francia, que ha registrado una fortísima caída de sus ventas de vino a hacia Estados Unidos, a raíz de la entrada en vigor en octubre de 2019 de la subida de aranceles adoptada por la Administración Trump. España, el otro afectado – junto a Reino Unido – por estos aranceles, ha aguantado algo mejor, además a precios que se han mantenido estables, a diferencia de franceses y alemanes, ambos con fuertes bajadas. Los datos de la aduana estadounidense confirman que ningún otro proveedor mundial parece haberse favorecido demasiado de estas trabas impuestas a algunos envasados europeos.

Como puntos a destacar en 2020, llama la atención la fortísima pérdida de facturación sufrida por el vino espumoso francés (Champagne), así como la caída del valor de las ventas de vino espumoso italiano, tras enlazar numerosos años con un crecimiento excepcional, liderado por el Prosecco. Por otra parte, 2020 ha sido un año en el que Estados Unidos exportó más vino a granel que nunca y su menor cantidad de vino envasado desde 1996, ya que cada vez destina una mayor cantidad de vino para ser envasado en destino, principalmente en Reino Unido, importante distribuidor de vinos extranjeros hacia otros mercados europeos.

«Nueva Zelanda en valor (+50 millones de euros) y Argentina en volumen (+81 millones de litros), países que más aumentaron sus exportaciones de vino en 2020»

Ha sido un año excepcional para el volumen exportado de granel argentino, aunque a unos precios muchísimo más bajos, y en el que Nueva Zelanda, proveedor de precio alto, volvió a aumentar sus exportaciones a nivel global, siendo el país que más ha crecido en lo que llevamos de siglo entre los 11 principales vendedores mundiales de vino.

Para el conjunto de vinos, Italia, España y Francia lideraron las exportaciones mundiales de forma clara. España fue, de los tres, el que menos cayó tanto en valor como en volumen, y el único proveedor entre los 11 primeros a nivel mundial, junto a Italia, que logró no bajar el precio medio de sus ventas exteriores, si bien la asignatura pendiente sigue siendo la mejora del valor añadido de nuestras exportaciones, ya que seguimos registrando un precio medio inferior al de nuestros competidores, no solo por la mayor cuota del granel entre las ventas españolas (sobre todo a otros productos), sino por unos precios inferiores al resto en las categorías de vinos envasados y espumosos.

Tras un convulso 2020, será muy interesante analizar la evolución del comercio mundial de vino en 2021, ya que el sector tiene varios frentes abiertos: Reino Unido, país que hizo acopio de vino el pasado año (superó a Alemania como primer importador mundial en volumen) antes las posibles barreras comerciales que puedan derivar del Brexit, arrancó 2021 con fortísimas caídas de sus importaciones; China ha anunciado una subida enorme de impuestos a la importación de vinos australianos, los cuales se han desplomado en este inicio de año en un mercado vital para ellos; las compras rusas de granel siguen con su particular caída libre por culpa de la nueva Ley del Vino; y las importaciones chinas parecen dar ciertos síntomas de recuperación, tras enlazar tres años de fuertes descensos.

Algunos datos de interés

Estados Unidos perdió un 8,5% de su facturación, hasta los 1.148 millones de euros (-106,6 millones), a punto de ser superado por Nueva Zelanda, que creció más que ningún otro tanto en términos relativos (+4,6%) como absolutos (+50 millones de euros), hasta rozar los 1.146 millones. La lista de países por encima de los 1.000 millones de euros se ha reducido a siete, ya que Alemania cayó un notable 14,5% (-151 millones de euros), pasando de 1.044 a 893 millones de euros, aunque repite su octavo puesto. Portugal fue el otro país, además de Nueva Zelanda, que aumentó el valor de sus exportaciones de vino en 2020. Gana cuota como noveno vendedor al crecer un 3,5% hasta los 847,7 millones de euros (+28,3 millones), seguido de los 655,4 millones de Argentina (-3,9%) y de los 535,5 millones de Sudáfrica (-8,4%).

Pese a caer bastante en valor, Estados Unidos exportó un 1,8% más en volumen y pasa de octavo a sexto proveedor mundial con 363,8 millones de litros, superando a los 362,4 millones de Sudáfrica (+0,5%), que repite séptimo puesto, y a los 253,6 millones de Alemania, que pierde dos posiciones al registrar la mayor caída relativa (-8,2%) entre los analizados. El país germano estuvo a punto de ser superado también por Argentina, país que registró los mayores crecimientos respecto a 2019 (+29,7%, +80,8 millones de litros) y sí sobrepasó en el ranking a Portugal y a Nueva Zelanda, con 352,5 millones de litros exportados. Se quedó a apenas 100.000 litros de Alemania. Recordamos que Argentina perdió facturación pese a este gran aumento en litros, al ser el granel, a precios mucho más bajos, el protagonista de su crecimiento, como analizaremos más adelante.

Por último, pese a perder una plaza, Portugal (+5,5%) y Nueva Zelanda (+10,3%) ganan cuota en el comercio mundial con 312,5 y 307,2 millones de litros respectivamente. Nueva Zelanda tiene mucha más cuota en valor que en volumen al registrar el segundo precio medio más elevado, tras Francia, con 3,73 €/litro. Argentina fue el que más bajó de precio (-26%), seguido de Estados Unidos (-10%) y Sudáfrica (-8,8%).

Mercados y exportaciones de «graneles»

Los proveedores del Nuevo Mundo exportaron mucho más granel en 2020, salvo Chile; cayeron todos los europeos España lideró un año más las exportaciones mundiales de vino a granel de forma destacada, con 10,44 millones de hectolitros (-4,9%) y 454,5 millones de euros (+1,2%). Respecto a 2019, exportó 53,7 millones menos de litros, facturando, sin embargo, 5,3 millones de euros más, al subir de precio un 6,4% hasta los 44 céntimos por litro. Ha dejado de ser el proveedor más económico, al bajar el precio del granel argentino un notable 25,5% hasta los 41 céntimos. No obstante, el precio de España sigue siendo muy inferior al de la media mundial (75 céntimos), ya que sus principales mercados son otros países productores como Francia, Alemania, Portugal o Italia, y no mercados finales.

Australia gana bastante cuota en el comercio mundial de granel: pasa de cuarto a segundo proveedor mundial en volumen al crecer un 11% hasta los 3,86 millones de hl, superando a los 3,85 millones de Italia (-15%), que fue el que más cayó en términos absolutos (-68 millones de litros), y a los algo menos de 3,4 millones de Chile (-5,7%). En valor, la fuerte pérdida de Chile (-14,5%) hace que pase de segundo a quinto vendedor mundial con 256,3 millones de euros, registrando la mayor caída absoluta (-43,4 millones) entre los analizados.

Australia también asciende al segundo puesto del ranking de valor tras crecer un 14,4% hasta los 341,7 millones de euros (+43 millones), seguido de Nueva Zelanda, que superó a Italia en el tercer puesto al crecer un 26% hasta los 307,6 millones de euros (+63,6 millones), siendo los dos proveedores oceánicos los que más crecieron en términos absolutos. Italia perdió un 7,8% de su facturación y cae al cuarto puesto, con 270,8 millones de euros (-23 millones).

Respecto a los precios medios, Australia subió un 3% hasta los 88 céntimos por litro, superior al de la media mundial, mientras que Nueva Zelanda registró de nuevo un precio muy superior al resto con 2,26 €/litro, mismo que en 2019. Pese a ser tercer vendedor en valor, Nueva Zelanda ocupa el noveno puesto en volumen con 1,36 millones de hl (+26%), ganando bastante cuota, si bien perdió un puesto en favor de Argentina, cuyas ventas se dispararon por encima del 80%, hasta los 1,6 millones de hl, creciendo más que ningún otro (+71,5 millones de litros).

«El gran crecimiento de Argentina se debió principalmente a ventas de granel realizada a España en el primer trimestre de 2020, así como a la buena marcha registrada en China, siendo el único proveedor que creció en este mercado. En ambos casos, Argentina exportó granel a precios irrisorios, lo que explica que haya crecido mucho menos en valor, un 34,7% hasta los €65,8 millones»

Respecto a otros proveedores, Estados Unidos exportó casi un 15% más de vino a granel, hasta rozar los 2,3 millones de hl, quinto proveedor, gracias sobre todo a la buena marcha de Reino Unido, donde grandes empresas estadounidenses cuentan con plantas de embotellado. Bajó de precio un 12,7%, de ahí que apenas creciera un 0,2% en valor, hasta los 244 millones de euros.

Sudáfrica exportó un 8,5% más de granel, hasta los 1,67 millones de hl, pero facturó un 9,8% menos, hasta los 107 millones de euros, al bajar de precio un 17%. Francia vendió algo menos de cantidad, hasta los 1,73 millones de hl (-1,3%), pero facturó un 16,8% más, hasta los 234,3 millones de euros, al subir de precio más que ningún otro (+18,3% hasta los 1,35 €/litro), sobre todo por el fuerte encarecimiento registrado en Estados Unidos, donde disparó aun así sus ventas de granel ante la crisis sufrida por sus envasados (“Aranceles Trump”) y sus espumosos (no afectados por aranceles). Por último, Alemania y Portugal perdieron cuota como décimo y undécimo proveedor respectivamente, a precios algo mayores. Portugal y Alemania son los dos únicos proveedores analizados que exportaron más vino en bag-in-box que a granel.

Ver informe completo :

info_2021_04_oive_principales_exportadores_2020_12