Noticias

Estado de la deuda pública y perspectivas para 2020

14views

A fines de 2018, la deuda pública de la Administración Central ascendía a u$s 332.192 millones, con un crecimiento del 38% respecto del volumen existente a fines de 2015.

Los pagos a que debe hacerse frente en el año que corre podrán enfrentarse con los recursos previstos, principalmente los aportados por el FMI, y siempre que los tenedores privados de LETEs en dólares renueven al menos el 46% de
los vencimientos.

¿Cuál es el panorama para el 2020?

Deberán abonarse u$s 15.200 millones en intereses, u$s 16.700 millones en amortización de capital y u$s 9.500 millones por vencimientos de letras (LETEs, LECAPs y LECERs), es decir u$s 41.400 millones en total.

La hipótesis oficial es que se renueve el total de los vencimientos de letras, que se cuente con un superávit primario de u$s 5.200 millones, un aporte del FMI y otros organismos internacionales de u$s 8.900 millones y un financiamiento privado de u$s 17.800 millones. Está claro que lo único con que puede contarse con cierto nivel de certeza es con el financiamiento externo ya comprometido. El resto de las variables dependerá de la evolución de la situación económica y política.

Sin embargo, debe hacerse notar que, del total de vencimientos en bonos, sólo u$s 6.800 millones están denominados en moneda extranjera, de los cuales u$s 2.800 millones están en poder del sector público. Del mismo modo, de los u$s 9.500 millones en letras, sólo u$s 4.500 millones están denominados en dólares.

Todo ello indica que el mayor peso para hacer frente a los compromisos de la deuda de 2020 recae sobre la capacidad para obtener fondos en pesos más que en dólares, lo cual reduce considerablemente el riesgo de incumplimiento. En tal sentido, el programa oficial prevé contar con u$s 16.300 millones en colocaciones en el mercado doméstico. Este elemento, así como la renovación total del stock de letras, son los factores claves para asegurar el cumplimiento con las obligaciones de la deuda pública nacional en 2020.

Fuente: Centro de Estudios de la Nueva Economía – Universidad de Belgrano