Análisis

La reforma previsional

41views

La Ley de Reparación Histórica, sancionada a mediados de 2016, fijó un plazo máximo de 3 años para que se implemente una reforma del sistema previsional “universal, integral, solidaria y sustentable”. Este plazo acaba de vencer.

Ya en su informe de noviembre de 2016, la misión del FMI aconsejaba incrementar gradualmente la edad de jubilación y reducir el haber inicial de los futuros jubilados. Esta recomendación fue reiterada en varias ocasiones tras la firma del acuerdo de stand-by.

¿Cuál es el problema de fondo?

Cuando a fines de los años ‘40 se extendió el sistema jubilatorio a la mayor parte de la población, había aproximadamente diez trabajadores activos por cada pasivo.

Actualmente, la relación aportantes/beneficiarios del sistema previsional es de apenas 1,7. Si cada trabajador activo aporta un 11% de su salario y el empresario un 10% de aquel (el resto del aporte patronal tiene otros destinos), esto sólo permite pagar una jubilación equivalente al 36% (21,0×1,7) del salario en actividad.

El resto proviene de impuestos y otros recursos del Tesoro nacional. Para achicar esta brecha se requiere subir la relación aportantes/beneficiarios, reducir los haberes jubilatorios o una combinación de ambos.

El incremento de la relación aportantes/beneficiarios puede provenir de reducir la cantidad de trabajadores que no aportan -estimada en más del 30%- o del aumento de la edad requerida para jubilarse. A reducir el haber jubilatorio promedio apunta la propuesta de bajar el haber inicial de los nuevos jubilados.

Fuente: Centro de Estudios de la Nueva Economía – Universidad de Belgrano (CENE)