Notas de Tapa

Mayores precios de commodities, ¿a favor de Mendoza?

Por Lic. Jorge Day – IERAL Mendoza

A pesar de una caída durante la semana anterior, se ha observado en los últimos dos meses un sustancial incremento en los precios de los principales commodities exportados desde Argentina, como soja, maíz y trigo. Ha sido una buena noticia para el país, al entrar más dólares y fomentar la actividad económica.

¿Es bueno para Mendoza?….. Si al país le va bien, también a nuestra provincia, porque el resto de las jurisdicciones es un gran comprador de productos mendocinos. Pero hay dos puntos que generan dudas. Uno, no necesariamente el aumento en precios de commodities pampeanos implique el mismo movimiento para productos mendocinos. Dos, la entrada de dólares por aquellos mayores precios puede causar un dólar más barato, desalentando las otras exportaciones de Mendoza. ¿Ha sido así?

Dinámica de precios

El incremento de precios de commodities puede deberse a razones macroeconómicas, que afectan a todos, o a motivos sectoriales. En este último caso, podría observarse un comportamiento heterogéneo en precios de exportación.

Acorde a los especialistas, en estos últimos meses el aumento de esos precios se ha explicado por varias razones, algunas macroeconómicas, como el menor valor del dólar en el mundo, generando precios más altos en esa moneda. También hay motivos sectoriales, como una mayor demanda por parte de China (sectorial, al comprar sólo algunos productos) y la menor oferta de mundial de granos.

¿Qué razón pesó más? Pensando en Mendoza, consideremos los principales productos exportados. Un 60% son vitivinícolas (vinos y jugos de uva o mosto), un 15% son agrícolas (ajos y frutas), y un 12% son agroindustriales (ciruela seca, duraznos procesados, aceitunas y aceite de oliva, entre otros).

En los siguientes gráficos, se presenta la evolución de los precios de estos productos exportados mendocinos, comparándolos con el de la soja. Se observa una gran heterogeneidad. En más de quince años, cuando la mayoría de los precios internacionales de productos más renombrados volaron, no ocurrió lo mismo con el aceite de oliva. Otros precios están cayendo en 2021 como ajo, peras y vinos, cuando el de la soja ha subido enormemente.

En productos regionales, no es tan fuerte el vínculo de sus precios con los de los commodities. Las razones sectoriales tienen más fuerza, y prima una cierta heterogeneidad en el movimiento de los precios de exportación

Precios y dólar

En países cuyas exportaciones dependen principalmente de un solo producto, es usual observar que, cuando su precio internacional sube fuertemente, genera gran entrada de divisas al país, y al haber mayor cantidad de dólares, disminuye su poder adquisitivo. Por ej., eso ocurre en Chile, donde el cobre representa casi la mitad de sus exportaciones. Cuando sube el precio de ese mineral, el dólar disminuye, aun nominalmente.

¿Es así en nuestro país? El complejo sojero representa un 25% de las exportaciones argentina, un porcentaje menor al del cobre en Chile. Además, en Argentina, siendo una economía relativamente inestable, hay otros factores que influyen sobre el valor del dólar, como los movimientos de capital y los cambios en la demanda por esa moneda verde. Aun así, existe una cierta relación entre el precio de la soja, aunque menor que en el país trasandino.

En estos últimos meses, la suba del precio de la soja ha contribuido a un dólar oficial que se va rezagando con respecto a la inflación, movimiento que no favorece a las exportaciones mendocinas.

Sintetizando, a Mendoza, ¿le juega a favor los mayores precios internacionales de los commodities, especialmente vinculados a la región Pampeana? Suena extraña la pregunta, porque es claro que juegan a favor los mayores ingresos que percibe el país por la soja y los otros productos. La Pampa Húmeda nos comprará más vinos y bienes mendocinos.

Sin embargo, está la amenaza de que el dólar oficial se rezague, debido a la mayor entrada de divisas, y que a ese hecho se agregue que no suban los precios de exportación de productos mendocinos (como en vinos y ajo). Ambos tienen su impacto negativo sobre las exportaciones provinciales.

Aun así, siendo Mendoza una provincia no tan exportadora, es posible que termina pesando más la fuerza de los mayores ingresos que percibe el país por el mejor precio de la soja y otros productos pampeanos.