Editorial

Pensar un «Plan» para Mendoza

49views

Desde hace ya un buen tiempo y producto de las reiteradas crisis que vienen soportando los sectores de la producción en Mendoza, circula la idea de generar profundos cambios en la matriz productiva de la provincia. Los especialistas afirman que existe una relación directa entre los que producimos y los ingresos de la población: a mayor producción con alto valor agregado, es probable que los ingresos promedios de sus habitantes crezcan.

Pero, ¿Cómo está conformado la matriz productiva de Mendoza?

Según los últimos datos del Producto Bruto Interno Nacional, y comparada con otras jurisdicciones, Mendoza, es intensiva en sectores primarios (agropecuarios y petróleo) y secundarios (por ejemplo la industria). Y justamente –sugieren los expertos- estos sectores son los que vienen perdiendo participación en los últimos 60 años. Es una tendencia que se viene notando no solo en el país, sino en el mundo, pero en Mendoza ese fenómeno es más acentuado. Son los servicios los que tienen mayor importancia a la hora de relevar crecimiento.

Se sabe que las industrias prefieren concentrarse cerca de los grandes centros de consumo donde están los clientes, salvo que la materia prima que utilicen presenten altos costos de transporte y logística y les convenga instalarse cerca de donde se encuentra esa materia prima: por ejemplo la industria vitivinícola o la conservera. Este es el caso de Mendoza y se la puede incluir en estos grupos de provincias que se encuentran alejadas de los centros de consumo pero cuentan con mucho recurso natural. Por eso tienden a gestar una estructura productiva más primaria y secundaria que son las que justamente vienen perdiendo fuerza y participación en el tiempo.

Aunque estas tendencias no juegan a favor, la provincia aún cuenta con recursos naturales que nos han sido explotados estratégicamente. Y aquí la gran pregunta y el debate que nos debemos en Mendoza: ¿cómo aprovechamos esos recursos, con que mirada estratégica los desarrollamos para dar un salto cualitativo y cuantitativo en la economía de la provincia?. Cierto es que para producir esos profundos cambios en la representación cuantitativa de toda la producción de una región, se requiere tener un contexto macro de estabilidad económica y financiera. Mientras nos encontremos en ésta situación de incertidumbre difícilmente se pueda avanzar para darle sustentabilidad a más sectores productivos.

Con un buen diagnóstico y un “Plan” soportado por el consenso de la provincia, hay todo un camino para discutir las mejores estrategias de cambio.