Editorial

Plan de Sequía: Nuevo eje rector de la política hídrica de Mendoza

36views

Los escenarios de escasez de agua se profundizan y los periodos de sequía – meteorológica e hidrológica- en Mendoza hoy son cada vez más frecuentes y se agudizan. Debemos actuar preventivamente y abordarlos con acciones y medidas específicas. Pasar de la reacción hacia un modelo preventivo y orientarlo principalmente hacia la gestión del riego.

En los últimos 15 años, Mendoza ha sufrido una disminución constante de la disponibilidad del recurso hídrico, motivado por la variabilidad climática que se traduce en escazas precipitaciones y aumento de la temperatura. Esto incide directamente en la evaporación y evo transpiración del agua ocasionando un incremento de eventos extremos (inundaciones, heladas, granizo, etc.).

Hoy los científicos locales coinciden en que los escenarios de escasez se profundizan y en la actualidad constituyen la “normalidad”; antes ocurría en ciclos de 50 años, hoy son más frecuentes y agudos.

Frente a la circunstancia de que ésta «normalidad» del siglo XXI desplaza a la del siglo pasado, se requieren nuevos instrumentos que, dentro del marco de la planificación hidrológica, resulten eficaces para gestionar este cambio de paradigma (de un enfoque reactivo a uno preventivo). Uno de esos instrumentos es un Plan de Sequía que contenga indicadores específicos de sequía, escenarios y medidas especiales para prevenir los impactos y mitigar los efectos de dicho fenómeno extremo, en un marco de organización con una adecuada capacidad institucional. El objetivo principal de un Plan de Sequía es la detección temprana del fenómeno hidrológico extremo que consiste en una disminución significativa del recurso durante un período prolongado y afectando extensas áreas. Éste objetivo se alcanzará a partir de un sistema de indicadores que definan la sequía de manera gradual, mediante umbrales previamente determinados. Asimismo, estableciendo una serie de medidas a aplicar en cada uno de los escenarios lo que permite mitigar considerablemente sus efectos.