Notas de Tapa

¿Qué pasa con el dólar?

Lic. Gustavo Reyes (*)

Mientras esperamos el desenlace positivo de las negociaciones para que la Argentina logre «curar» a tiempo el posible default y evitar mayores consecuencias tanto legales como económicas sobre la macro; en presente artículo analizaremos la evolución de una de las variables más sensible al resultado de estas negociaciones como es la evolución del dólar y nos concentraremos en tres de sus múltiples variantes (oficial, turista y blue).

¿Por qué hay diferentes tipos de cambio?

La génesis de los distintos precios de la divisa comienza con los controles de cambio implementados, primero en forma “light” en septiembre del 2019 y luego, endurecidos a fines de octubre de dicho año.

En el régimen anterior sin restricciones cambiarias y con libre movilidad de capitales, si bien el Banco Central ejercía el control de la política monetaria controlando la tasa de interés de referencia, el tipo de cambio era determinado básicamente por las fuerzas del mercado.

En el régimen actual, las restricciones a los movimientos de capitales y al mercado cambiario, le permiten a la autoridad monetaria también determinar el tipo de cambio oficial (y turista) sin perder la autonomía en la política monetaria. No obstante, los controles y restricciones cambiarias generan la aparición múltiples tipos de cambio que canalizan las operaciones no permitidas en el mercado oficial de cambios y dan origen a los múltiples precios del dólar con sus brechas respecto de la cotización oficial.

Como puede observarse en el siguiente gráfico, Argentina tiene una larga experiencia en la implementación controles cambiarios y siempre han traído múltiples consecuencias negativas para la economía (sub y sobre declaración de exportaciones e importaciones respectivamente, mayor inestabilidad en la demanda de dinero, aumento de la informalidad, etc.).

La evolución del dólar oficial

Desde principios de 2020, la evolución del tipo de cambio fijado por el Banco Central ha estado en algunos meses por debajo del ritmo de inflación y en otros por arriba. Como puede observarse en los siguientes gráficos, a lo largo del año, estos altibajos se han compensado y han llevando al dólar oficial a estar totalmente indexado al ritmo de precios de la economía.

En términos históricos, el valor del tipo de cambio real (TCR) del dólar oficial  (precio de la divisa ajustado tanto por los precios internos como por los internacionales) se encuentra por encima del promedio de los últimos 40 años pero es bastante menor al precio que alcanzó en los picos de otras crisis ocurridas a lo largo de dicho período como la de 2002 (luego de la ruptura de la Convertibilidad), la de 1989 (hiperinflación), la de 1985 (casi hiperinflación abortada por el Plan Austral), la de 1982 (guerra de Malvinas), la de 1981 (explosión de la Tablita de Martínez de Hoz) y la de 1976 (luego del Rodrigazo y un mes previo al golpe militar).

Si bien el dólar no se ha atrasado con los precios durante el 2020 y su valor está levemente por encima del promedio histórico, el contexto actual de crisis tanto interna como internacional sitúa al tipo de cambio real oficial en un nivel relativamente bajo. En situaciones de crisis, las monedas domésticas en general tienden a depreciarse (más que la inflación) para poder amortiguar el impacto de las mismas. Esta última es la dinámica que han tenido durante la pandemia las monedas domésticas en gran parte de los países emergentes y más profundamente, en varios países de América Latina.

De esta forma, si bien en términos del dólar, el TCR no ha caído desde principios de año, sí lo ha hecho en términos de varias de las monedas de sus socios comerciales pertenecientes a países emergentes. Esto ha llevado a que el TCR multilateral se redujera cerca de un 10% entre principios de enero y mayo de este año.

Esta caída del TCR en un contexto de controles de capitales no debería resultar extraño ya que es lo que ha sucedido en los últimos 70 años en nuestro país cada vez que este tipo de restricciones han estado vigente.

La caída del TCR en estos períodos se produce generalmente porque el Banco Central intenta bajar las presiones inflacionarias desacelerando la tasa de devaluación. En el 2020, si bien esto es lo que sucedió durante enero y febrero, en los restantes meses, la autoridad monetaria aceleró el ritmo de devaluación y logró compensar el atraso generado respecto del TCR con el dólar en los dos primeros meses del año como se explicó anteriormente.

Dos importantes puntos se desprenden de este análisis: El primero de ellos es el hecho que la compensación del atraso que se produjo en abril estuvo dada básicamente por la caída de la inflación en dicho mes. Pensando a futuro, es preciso destacar que esta desaceleración en la inflación posiblemente resulte meramente transitoria ya se explica fundamentalmente por el confinamiento originado por la pandemia del coronavirus y el congelamiento de tarifas en la gran mayoría de los mercados regulados. Desagregando el IPC entre los precios de estos últimos mercados, los que sufrieron confinamiento y aquellos que funcionaron más libremente; se puede observar que la inflación registrada en los mercados sin confinamiento resultó muy similar a la variación total de precios del mes de anterior.

El segundo punto está relacionado con la caída del TCR multilateral. A pesar que el ritmo de devaluación nominal se aceleró en los últimos meses, el mismo no alcanzó a compensar la depreciación de las monedas del promedio de los socios comerciales de Argentina. En tiempos de crisis, un caída del TCR multilateral puede afectar negativamente en la única fuente de dólares que actualmente tiene nuestro país que es el superávit de cuenta corriente. Si bien este último mejoró fuertemente en 2019, un caída del TCR (como los que  sucedieron en casi todos los períodos que hubo controles de cambio en nuestro país) puede complicar aún más la escasez de divisas en la economía argentina.

La evolución del dólar Turista

La dinámica de este tipo de cambio está exclusivamente determinada por el tipo de cambio oficial más un adicional del 30%. Si bien en el último mes, este tipo de cambio pasó a estar debajo de la cotización del dólar informal o blue, el citado porcentaje del 30% aún le permite a este tipo de cambio seguir por encima de la evolución de los precios teniendo en cuenta la fecha del inicio de los controles cambiarios.

Teniendo en cuenta la evolución de los flujos en dólares generados por el turismo en nuestro país, el precio del dólar turista estaba reduciendo rápidamente la brecha negativa entre los dólares gastados por los turistas que visitaban el país respecto de las divisas que los argentinos gastaban en el exterior.

Sin embargo, más allá de este análisis, en estos meses de pandemia donde más del 91% de la población en el mundo vive en países con restricciones para viajar y que el turismo se desploma en todo el mundo, el valor de este tipo de cambio por ahora no resulta muy relevante.

 La evolución del dólar Blue

Como se mostraba en un gráfico de la sección anterior, la evolución de este tipo de cambio ha superado largamente la evolución de los precios (tanto desde el principio de los controles cambiarios como desde el inicio de este año).

Si bien tanto el precio del dólar blue como su brecha respecto del tipo de cambio oficial se encuentran actualmente muy por encima del promedio histórico de los últimos 40 años, el valor de este dólar todavía está por debajo de los precios registrados durante los picos de algunas de las grandes crisis económicas de nuestro país.

Este tipo de cambio, al no estar regulado por la autoridad monetaria, se ajusta rápidamente a los desequilibrios y a los cambios en la incertidumbre de la economía. De esta forma, al menos pueden citarse cinco factores que influyen actualmente en la cotización del precio de este dólar.

  • La crisis del mundo en general y en Brasil en particular que, como se analizó anteriormente, se materializó en fuertes devaluaciones de los tipos de cambio en los países emergentes.
  • El riesgo que el gobierno entre en default con los bonos emitidos bajo legislación extranjera (cerca de un tercio del stock de deuda neta del gobierno nacional) afecta negativamente el precio de estos bonos y en forma positiva a la cotización del dólar blue. Casi el 80% de la evolución del precio de este tipo de cambio puede ser explicado por la dinámica en el precio promedio de los principales bonos.

La existencia de tasas de interés por plazos fijos muy por debajo de los niveles de la inflación afecta positivamente la cotización del dólar blue.

La importante y creciente emisión monetaria que está realizando el Banco Central para financiar las cuentas del Tesoro Nacional aumenta las expectativas de devaluación del tipo de cambio afectando positivamente el precio del dólar informal.

El desconocimiento público del plan económico del Gobierno: a casi 6 meses de iniciado el nuevo gobierno, las autoridades económicas solamente han especificado una propuesta de reestructuración de la deuda (que por ahora no ha tenido gran aceptación por parte de los bonistas) pero aún no han presentado el presupuesto nacional, el programa monetario ni ningún tipo de plan consistente que explicite las acciones a llevar a cabo para sacar a la economía de nuestro país del clima de estancamiento y de alta inflación que transita hace más de 10 años. Este desconocimiento aumenta la incertidumbre sobre la dinámica futura de la economía y también afecta positivamente la cotización del dólar blue.

(*) Lic. Gustavo Reyes – Economista IERAL Mendoza