Voces

Rose Luckin: «Si usamos bien la inteligencia artificial podemos pasar más tiempo lejos de las pantallas»

76views

Observatorio de Innovación Educativa (México)

En entrevista con el Observatorio, Rose Luckin, profesora del Instituto de Educación del University College de Londres, explica sobre la tecnología en clase, las humanidades y la ética en la educación.

Observatorio (O): ¿Qué mensaje daría a los escépticos sobre el uso de la tecnología en el aula?

Luckin (L): La gente tiene razón al preocuparse por los daños que puede causar; en particular, las personas pasan demasiado tiempo en sus pantallas con sus dispositivos. Las personas están influenciadas por información que no es cierta. Esas son el tipo de cosas que suceden en las redes sociales. Hay muchas razones para preocuparse y tengo muchas razones para preocuparme por la inteligencia artificial y la forma en que podría ser mal utilizada. Tenemos que ser conscientes de ello, pero la única manera de abordar el problema es abrazar a la tecnología porque la tecnología está aquí. No se va a ir. De lo contrario podemos esconder nuestra cabeza en la arena, como se dice, y luego si las cosas van mal será porque no la hemos abrazado y no hemos prestado atención a lo que está pasando. Abracémosla y busquemos lo bueno, pero seamos conscientes del daño.

Si lo hacemos bien con inteligencia artificial podemos pasar más tiempo lejos de las pantallas. Vamos a tener más tiempo para el arte, el drama y la creatividad y todas las cosas que actualmente se están perdiendo en el sistema. Los avances en tecnología no necesariamente tienen que significar más tiempo inmersos en esa tecnología.

O: ¿Cómo pueden las escuelas promover y aumentar la participación de maestros y alumnos en el diseño y uso de tecnologías?

L: Creo que se les tiene que mostrar cómo les puede ayudar a ser el mejor maestro que quieren ser. Todo maestro quiere ser el mejor maestro que pueda ser. Necesitamos mostrarles que la IA puede apoyarlos en ese aspecto. Creo que una de las formas clave de hacerlo es mostrarles que estatecnología puede ayudar a reducir algunas de las tareas rutinarias que quitan demasiado tiempo y que realmente no utilizan sus habilidades de especialista. Además, queremos que participen en dar forma a la IA para la educación. Se debe valorar su experiencia.

Creo que, hablando obviamente con más conocimiento del Reino Unido que en cualquier otro lugar, pues viajo mucho y trabajo con personas de todo el mundo y no estoy sugiriendo que sea así en todos lados, pero ciertamente en muchos lugares la introducción de la tecnología educativa para muchos educadores se sentía como algo que se les estaba imponiendo. Creo que no debemos cometer ese error con la inteligencia artificial.

También creo que muchas de las compañías que desarrollan inteligencia artificial para la educación saben muy poco acerca de la educación y la capacitación. Cuando digo que es como el Salvaje Oeste, quiero decir que no existe una regulación sobre tecnología educativa que no sea como la regulación legal sobre la creación de una empresa. Ahora en la UE tenemos la regulación general de protección de datos, pero no se necesita saber nada sobre educación para establecer una empresa de tecnología educativa. No se requiere saber nada sobre educación para establecer una compañía de inteligencia artificial y decir que se va a utilizar esa IA para la educación y la capacitación. Tenemos que involucrar a los educadores en esta conversación. Es necesario hacerlo.

O: Los profesores se preguntan si van a ser reemplazados por máquinas. ¿Cómo pueden recurrir a la IA para nutrir y expandir sus capacidades humanas?

L: Para mí, nadie puede reemplazar a un maestro humano más que otro maestro. El repertorio de la experiencia humana es enorme y mucho más allá de lo que podemos automatizar, pero podemos automatizar algunas partes del trabajo increíblemente bien. Y eso debería permitir que los maestros usen esas habilidades y experiencia humanas que en realidad no pueden usar lo suficiente en este momento porque están haciendo demasiado de las cosas que podríamos automatizar.

Quiero darles la certeza de que no son reemplazables en absoluto. De hecho, creo que los educadores se encuentran entre las profesiones más importantes, tal vez la más importante, para el futuro porque todos aprenderán durante mucho tiempo más durante sus vidas. Creo que mis nietos van a aprender hasta los 80 años por lo menos. Algunos necesitan educación todo ese tiempo. Los educadores van a tener aún más demanda. En realidad, necesitamos de la IA para ayudar a esos educadores a brindar educación a todas las personas que la van a necesitar por mucho más tiempo.

O: ¿Cuál es el futuro de la educación en un mundo automatizado?

L: Conocemos a muchos estudiantes que luchan con el sistema existente porque en realidad no responde a sus necesidades. Podríamos abordar sus necesidades de manera mucho más efectiva, pueden ser necesidades académicas, pueden ser necesidades emocionales, y no me refiero a que las computadoras respondan a las necesidades emocionales, me refiero a que los maestros tengan más tiempo para abordar las necesidades emocionales.

Creo que podríamos hacer mucho por los estudiantes con necesidades especiales. Solo miren las diferentes interfaces que podríamos proporcionar para la tecnología, desde robots hasta avatares o realidad virtual o realidad aumentada o interfaces activadas por voz. Hay grandes posibilidades para los estudiantes que están físicamente discapacitados o que tienen desafíos en términos de su capacidad académica. Realmente podemos darles un impulso mucho mayor, en términos de obtener una buena educación, porque podemos ofrecer algo que se adapte mucho más a las necesidades individuales.

O: ¿Cuál es su opinión sobre las humanidades en el futuro de la educación?

L: Creo que las humanidades son cada vez más importantes. Solo tienes que ver la forma en que las grandes empresas de tecnología buscan emplear cada día a más personas de las humanidades. La compasión y la humanidad son tan importantes; la inteligencia emocional, la inteligencia social. Tuvimos un incendio terrible en Londres el año pasado, y nuestra primera ministra no se involucró con las personas que perdieron seres queridos. Hubo muchas protestas. Recuerdo haber visto un cartel que decía: «Theresa May ¿Dónde está tu humanidad?» Pensé: qué interesante, eso es absolutamente cierto. La humanidad es tan importante. A medida que la tecnología avanza, necesitamos ese toque humano, y debemos comprender cómo desarrollar ese toque humano realmente efectivo en mayor medida.

O: ¿Cuáles son las tendencias tecnológicas con más potencial para el futuro de la educación?

L: Impartí clase en algunas situaciones bastante difíciles antes de ejercer en la universidad. Enseñé en una escuela donde los estudiantes realmente luchaban por aprender, muchos de ellos tenían antecedentes muy pobres y habían sufrido abuso. Fue una situación muy desafiante. Sé que si hubiera tenido el tipo de tecnologías de inteligencia artificial que podemos desarrollar ahora y estamos desarrollando, eso me habría ayudado a comprender mucho más sobre dónde batallaban y cómo podría ayudarles. Podría haber sido un profesor mucho mejor.

Creo que hay grandes posibilidades debido a la forma en que podemos capturar y analizar tanta información, tanta información sobre las personas que interactúan en el mundo, que puede ayudarnos a comprender mucho más sobre su aprendizaje y, por lo tanto, ayudar a los maestros a entender más sobre en qué lugar están parados, dónde están teniendo problemas. Eso realmente ayuda a mejorar el trabajo. Sé que como educador podría hacer mi trabajo mucho más efectivo y, por lo tanto, hacerme sentir que estoy haciendo un trabajo mucho mejor.

O: ¿Qué puede decirnos sobre el Instituto para la Ética en Inteligencia Artificial en Educación?

L: Hay varias iniciativas para tratar de abordar esos riesgos, pero sentimos que no se estaba haciendo lo suficiente para analizar específicamente la educación, porque creo que la educación es un caso especial que rara vez recibe suficiente atención. Tenemos mucha ética en la medicina, en la salud, pero no tenemos lo mismo para la educación y deberíamos tenerla, y la necesitamos cada vez más. Es por eso que lanzamos el Instituto para la Ética en Inteligencia Artificial en Educación en el Reino Unido en octubre. Nos preocupaba que nadie estuviera mirando específicamente a la educación. Estamos tratando de hacer eso ahora.

Produciremos un informe a fines del próximo año, un informe provisional sobre cómo creemos que podría ser la regulación, los tipos de directrices que se podrían implementar. Luego, se producirá un informe final en el año 2020. Buscaremos en todo el mundo e intentaremos buscar lugares donde se desarrollen sistemas efectivos. Trabajaremos con compañías que desarrollen la inteligencia artificial para tratar de asegurarnos cuáles son sus objetivos, pero también que entiendan que es necesario establecer una regulación. Esperamos poder encontrar algo que sea efectivo.